miércoles, 2 de mayo de 2012

En camino...


Fin de la segunda jornada, estoy ya en Burgos, aprovechando el piso de estudiantes de unos amigos, abuso de su hospitalidad. Como ayer no pude escribir, y no se si escribiré todos los días (tranquilos, tengo un diario de a bordo, cuando acabe detallaré el camino), voy a daros unas pinceladas de estos dos días.

- A mi llegada (tardía) a Logroño estaban los albergues "full", el hospitalero, Jesús, me consiguió una pensión con una rebaja por ser peregrino. Una habitación entera para mí, sin los inconvenientes del albergue (sin gente, sin madrugones forzados...)

-Primer día:
Logroño-Santo Domingo de la Calzada 78km
Comencé a pedalear a las 8, tras recargar las reservas hídricas en la fuente de los peregrinos, tocó empezar la aventura, me confundí en la salida y casi acabo en la circunvalación, una vez en el camino y ya atento a las flechas amarillas, no tiene perdida, la otra opción a esas horas de la mañana, era ir adelantando el reguero de caminantes. A la altura de Navarrete y tras ver varias veces a un ciclista, me uní con él conversando, era de Logroño y estaba haciendo una rutilla para pasar el día festivo, con él se me hizo amena la etapa hasta Nájera, de camino me encontré a dos bicigrinos de Manresa, como llevaba más ritmo seguí.
No sé en que punto entre Logroño y Azofra la rodilla derecha me hizo un pequeño extraño y empecé a notar unas molestias que nunca había tenido sobre la bici (al menos en ese punto, ya ves tú...). 
Empecé a deshojar una flor mental diciéndome... voy a San Millán... no voy... voy.... que cojones!! el mundo es tuyo y no sabes cuando volverás por estas tierras!!!! A San Millán de la Cogolla a la cuna del castellano. Resumiendo, a lo que llegué a San Millán el hecho de salir del camino, ir más solo que la una, patatín y patatán, llegué algo muertecico y falto de energías, ligeramente desmotivado y todo. Buen paraje, tras comer y hablar con mi hermana para escuchar a alguien para subir la moral y comer un poco de tortilla de patata que traía de casa, aparecieron unas gotas, con esas gotas se me activó el "sentido arácnido" y dije... toca irse no vaya a ser.
No tenía visita posible hasta las 4 de la tarde, y no era cuestión, que ayer ya me quedé sin albergue.

A subir tocaba, y jodopetaca, cuesta arriba con la bici cargada fallezco que da gusto... Santo Domingo dónde estás!!! Al llegar a Santo Domingo cogí el primer albergue que pillé, la abadía castrense de Nª Sª de la Asunción, que abría por primer día de la temporada (toma ya)

-Segundo día:
En albergue me reencontré con los ciclistas manresanos, así que decido salir con ellos, que también pretendían llegar a Burgos, perfecto, así no me descontrolo si voy solo. Ha salido un día soleado, y el ir acompañado hace que pasen los kilometros más tranquilamente. Durante el día nos vamos encontrando con un bicigrino guiri (de habla inglesa, no tengo más datos) que va por la carretera casi todo el rato. A lo que llegamos a Villafranca montes de oca paramos en una panadería y almorzamos a gustico, la tortilla de patata que me quedaba, saco el paquete de jamón serrano y la botella de aceite de oliva que llevo (éste mi gran lujo durante el camino) los guiris que había ahi tontos no son y se quedan como diciendo... ostia puta, que cabrones. Inmediatamente después tocaba el puerto de La pedraja... unas primeras cuestas de llevar bici en mano y luego a subir sin más. De San Juan de Ortega a Burgos nos desvíamos para ir por la carretera, ya que me habían comentado que la subida a Atapuerca para bicis malamente, mucha piedra suelta y tal... asi que arcén y hacia Burgos. Como se nota la diferencia de comodidad de asfalto a camino...

Al final hasta casa de mis amigos 79km... 


La previsión para mañana, pasado y el siguiente está pasada por agua. Seguiremos con lo que sea. La rodilla me ha dado una tregua hoy, alguna que otra molestia pero nada que sea preocupante. A partir de aquí no tengo nada pensado, que sea lo que el camino quiera.


¡¡¡Buen camino!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada